Inicio Destacado EL EJEMPLO DEL COMERCIO DE PROXIMIDAD

EL EJEMPLO DEL COMERCIO DE PROXIMIDAD

Teruel, 23 de Julio de 2021.

El comercio de proximidad es uno de los sectores que más se ha visto afectado por la crisis económica derivada de la pandemia covid-19. Para este sector, esta nueva crisis se suma al proceso de reconversión en el que está inmerso desde hace décadas.
La tienda tradicional lleva muchos años compitiendo con grandes superficies, centros comerciales, outlets, espacios de ocio, etc., proceso que ya ha supuesto un redimensionamiento del propio sector del comercio de proximidad. Analicen, por ejemplo, cuantas tiendas especializadas de alimentación quedan en su municipio.
La aparición del fenómeno de la compra por internet ha supuesto el penúltimo reto al que se tiene que enfrentar, con la circunstancia de que las medidas adoptadas como consecuencia de la pandemia, ha acelerado de forma exponencial la integración del canal online en la experiencia de compra, ya que hoy, desde el sillón de casa, cualquier persona tiene acceso a adquirir cualquier producto, a cualquier hora y en cualquier punto del planeta.
En este punto, creo que es justo valorar como se merece el papel que representa el comercio en cualquier municipio: en los de mayor tamaño, el comercio es el generador de vida urbana, el elemento dinamizador que invita a los ciudadanos disfrutar de su ciudad. En los municipios rurales el comercio es el punto de encuentro social y el que resuelve las necesidades básicas; no en vano han tenido que surgir en Aragón los Multiservicios Rurales para que una parte de su población tenga acceso a unos servicios comerciales mínimos.
Pasados esos duros meses y todavía en mitad de una pandemia, el comercio de proximidad ha sido la primera actividad no esencial que abrió sus puertas y lo hizo por vocación de servicio. Para ello tuvo que acondicionar sus establecimientos y adoptar unas estrictas medidas de aforos y seguridad que han estado cambiando cada quince días, demostrando una vez más esta capacidad de adaptación a las circunstancias que ha permitido al comercio de proximidad seguir prestando un servicio de vital importancia para la sociedad. Sin el comercio las Ciudades serían totalmente distintas de cómo son y la muestra la hemos tenido durante el periodo de confinamiento.
Es un sector del que no puede decirse que sea renuente a reconvertirse para poder seguir compitiendo, pero es cierto que este golpe está siendo muy duro y que muchos de los empresarios de comercio han tenido que echar la persiana de forma definitiva.
Ahora, a pesar de los inevitables repuntes que se van a seguir produciendo y con un proceso de vacunación ejemplar, confiamos en poder ir volviendo a la normalidad, pero esta normalidad para el comercio de proximidad ya es distinta ante una sociedad mucho mas digitalizada.
Si queremos continuar teniendo unos municipios con alma e identidad propia hay que volver la vista al comercio de proximidad. Si queremos calles iluminadas donde pasear y disfrutar, hay que apoyar al comercio de proximidad. Si queremos tener unas ciudades diferentes, atractivas y dinámicas hay que contar con el comercio de proximidad.
El comercio necesita planes de estímulo y la concienciación del consumidor para que sea consecuente con lo que el comercio significa; y por supuesto, divulgar el ejemplo que ha dado y sigue dando en una situación tan difícil como la que todavía estamos viviendo.
Santiago Ligros. Coordinador del Consejo Aragonés de Cámaras de Comercio

Artículo anteriorCIBERSEGURIDAD EN LA EMPRESA, JORNADA IMPARTIDA POR ENRIQUE ÁVILA MARCOS
Artículo siguienteEl festival “Música en cada rincón” llega a Aguatón con el apoyo de la Diputación de Teruel y el Gobierno de Aragón
Equipo de la redacción central de EditorialOn. Somos muchos, de sitios muy distintos.