Inicio Actualidad

Sólo 31 de los 149 aerogeneradores que se proyectan tendrían una producción superior a las 3000 horas al año, cifra que determinaría su rentabilidad

El Grupo de energía y medio ambiente del Movimiento ciudadano Teruel Existe está preparando alegaciones al proyecto que la empresa Forestalia proyecta en las comarcas del Jiloca y Sierra de Albarracín, que supone la instalación de 149 aerogeneradores que producirán energía para ser transportada hacia la Comunidad Valenciana. Desde Teruel Existe explican que frente a la argumentación de que la ubicación elegida se presenta como idónea para su instalación por el viento, resulta que los puntos de consumo de la misma en la Comunidad Valenciana tienen un mayor recurso eólico que estas comarcas.

En este punto se refieren a los datos de la Asociación Eólica Aragonesa sobre la rentabilidad de los aerogeneradores, que el propio promotor del proyecto recoge, y que establecen que “para ser rentable, el aerogenerador debe funcionar durante un mínimo de 3000 horas al año, del total de 8760”. Desde Teruel Existe indican que «utilizando el modelo «raster» de vientos de cobertura mundial ampliamente utilizado, Global Wind Atlas, de los 149 aerogeneradores, sólo 31 tienen más de 3.000 horas equivalentes (el 20%), 62 de ellos tienen menos de 2.700 horas equivalentes (el 40%) y 17 tienen menos de 2.500 horas equivalentes”.

Por otra parte, en cuanto a la velocidad media del viento a 100 metros de altura, el índice de 6,7 m/s que señala la Asociación Eólica Aragonesa para que la instalación de un aerogenerador sea rentable, “sólo se alcanza en 43 de los 149 aerogeneradores; únicamente 18 de ellos se sitúan en zonas donde el viento es superior a los 7 m/s”.

El Movimiento Ciudadano señala que si el análisis se extiende a Aragón, “de 2778 aerogeneradores instalados y en funcionamiento, tan sólo 43 están por debajo del umbral de los 6,7 m/s, lo que supone sólo un 1,5 %.

Para Teruel Existe, estos datos ponen en duda el criterio de selección de las ubicaciones de estos macroproyectos, como el de Jiloca y Albarracín, donde 106 de los 149 aerogeneradores se localizan donde la velocidad del viento es inferior a los 6,7 m/s a 100 m de altura.

La mayoría de los aerogeneradores quedarían fuera de la velocidad mínima de 6,7 ms. Viento a 100 m. Fuente Teruel Existe

Los estudios de medición de vientos carecen de datos reales

Por otra parte, el Movimiento Ciudadano denuncia que uno de los motivos por el que la ubicación de estos aerogeneradores es “totalmente desacertada” es que “los proyectos carecen de datos reales de medición de vientos, que son los que deberían acreditar que los emplazamientos son los idóneos para su aprovechamiento eólico”.

Explican que en el proceso de aceptación de una central de energías renovables, el primer criterio ecológico es la presencia de viento, “por lo que si la zona no reúne el suficiente recurso eólico, no se entiende que sea necesario colocar aquí los aerogeneradores para abastecer a la Comunidad Valenciana (situada a 200 km) cuando en aquella existen lugares con mucho más recurso eólico que aquí”.

Añaden que la legislación aragonesa exige que se aporten “las razones de cualquier índole que justifiquen la implantación del parque eólico”, así como “los criterios técnicos de situación desde el punto de vista de aprovechamiento del recurso eólico” (Decreto 124/2010, de 22 de junio del Gobierno de Aragón). Así mismo, señala que los parques eólicos deben compaginar “la idoneidad eólica como el menor impacto ambiental posible” (Orden de 4 de abril de 2006, del Departamento de Medio Ambiente). Para Teruel Existe, “los 149 aerogeneradores de 200 m de altura, agrupados en 19 parques eólicos no solo producen un gran impacto ambiental y paisajístico sino que, además, no tienen idoneidad eólica”.

Desde el Movimiento Ciudadano trasladan una gran preocupación por esta falta de rigor a la hora de planificar proyectos sobre entornos que no reúnen ni siquiera las condiciones mínimas de recurso eólico y donde van a permanecer un mínimo de 30 años.

Además,en las alegaciones que preparan se observa la colocación de aerogeneradores junto a Zonas de especial protección para las aves, junto a áreas críticas de especies amenazadas, en un importante corredor ecológico hacia la Reserva Natural de la Laguna de Gallocanta, dentro del Parque Cultural de Albarracín, junto al castillo de Peracense, con un importante impacto paisajístico y medioambiental, con una gran afección al turismo e hipotecando su futuro económico.

El Movimiento Ciudadano valora que, “aunque debería haberse hecho en primer lugar, todavía estamos a tiempo de que las Administraciones, Estatal y Autonómica, realicen una Ordenación territorial, que permita frenar el despliegue anárquico de aerogeneradores en la provincia de Teruel y otras muchas comarcas de Aragón, evitando proyectos especulativos como éste y que ponen en riesgo el modelo de crecimiento y desarrollo de estos territorios”. Aducen que “hoy por hoy, que se instale un parque eólico o una planta fotovoltaica en una población, prácticamente depende exclusivamente del libre albedrío del promotor.

Además, exigen que se mejore la comunicación con los ayuntamientos afectados y con los ciudadanos. Como ejemplo, señalan que hasta que no se publica en el BOE o en el BOA, los interesados sólo disponen de la información que les haya querido transmitir el promotor del proyecto. Insisten en que “la administración no puede seguir con esta dejación de funciones en materia de ordenación del territorio y de comunicación con los ciudadanos”.


- Te recomendamos -