Inicio Actualidad Balance muy positivo tras el final del I Ciclo Internacional de Órgano...

Balance muy positivo tras el final del I Ciclo Internacional de Órgano del Instituto de Estudios Turolenses

El organista eslovaco Stanislav Surin frente al órgano de la Iglesia de Calamocha.
El I Ciclo Internacional de Órgano del Instituto de Estudios Turolenses (IET) de la Diputación de Teruel (DPT) ha celebrado su última cita en Calamocha con un concierto del organista y compositor eslovaco Stanislav Surin en la iglesia Santa María La Mayor de la localidad. El presidente Manuel Rando, que ha presentado el concierto junto al responsable de la sección musical del IET y coordinador del ciclo Carlos Paterson, ha hecho un balance muy positivo de esta iniciativa, de la que ha dicho “tendrá nuevas ediciones en el futuro”.
Como experto en órganos, Stanislav Surin, es responsable de varios instrumentos importantes en Eslovaquia. Ha sido profesor de órgano en la Universidad Católica de Ruzomberok y es el fundador y organizador de varios festivales internacionales de órgano (Trnava, Bratislava, Piestany, entre otros). Como solista, ha actuado con la Filarmónica Eslovaca y ha ofrecido recitales de órgano en países de América del Norte, en México y Taiwán. Asimismo, ha participado en numerosas grabaciones discográficas, y actualmente compone música para la liturgia católica eslovaca, así como canciones sobre poesía de poetas franceses y eslovacos, especialmente de Miroslav Válek.
En Calamocha, Surin ha presentado un programa muy variado que, además de las composiciones de su país, ha incluido música española, italiana e inglesa. “Todo es música del barroco, como tiene que ser en este tipo de instrumentos”, ha dicho el coordinador del Ciclo Carlos Paterson. “Son instrumentos muy característicos que requieren un repertorio muy específico que saca lo mejor de ellos”. Paterson ha señalado que el organista eslovaco se ha mostrado “encantado” con la trompetería del órgano y la sonoridad del templo calamochino. “Este tipo de instrumentos son muy típicos españoles, por eso a los invitados a este ciclo les encanta tocar en ellos”.
El presidente Rando en la presentación del último concierto del ciclo.
Entre los meses de agosto y septiembre, seis destacados intérpretes del panorama nacional e internacional han hecho sonar los órganos de diferentes rincones de la provincia. El primer concierto fue en Villarquemado a cargo del organista y director de orquesta alemán Johannes Skudlik. La segunda cita fue en Torrijo del Campo, donde ofreció un concierto Donato Cuzzato. El reconocido catedrático de órgano turolense Carlos Paterson interpretó varias piezas en Luco de Jiloca. Monreal del Campo recibió al organista de la Real Iglesia de San Ginés de Madrid Felipe López y en Albarracín el público disfrutó de la música interpretada por Pedro Alberto Sánchez, organista y maestro de capilla del Real Monasterio del Escorial.
Con el nombre “Patrimonio Musical Turolense”, este ciclo ha contado con la colaboración del Obispado de Teruel, así como de las parroquias y los ayuntamientos de los distintos municipios participantes. Ha servido para “poner en valor el patrimonio turolense”, según ha precisado el presidente de la DPT, Manuel Rando, así como para dar importancia a aquellos instrumentos histórico-artísticos con los que cuenta la provincia, eligiendo las localidades que tienen un órgano en óptimo estado de utilización y disfrute, como es el caso de la comarca del Jiloca.
Último concierto del I Ciclo Internacional de Órgano en Calamocha.
Rando ha asegurado que esta será la primera edición de otras muchas en el futuro, “porque ha sido un éxito y la población ha respondido a esta actividad cultural en la que hemos contado con artistas de primer orden”. La entidad cultural dependiente de la DPT ha cumplido también con uno de sus objetivos básicos de esta legislatura, que es hacer llegar la cultura a todos los lugares de la provincia, apostando por grandes hitos culturales.
Carlos Paterson ha ratificado las palabras del presidente de la DPT destacando la acogida del Ciclo, que ha tildado de “extraordinaria, más de la que esperábamos”. Ha desvelado que ya hay localidades que se han interesado por participar en sucesivas ediciones y ha asegurado que los órganos “son los instrumentos de la gente, de los pueblos. Así fue en su día, cuando fueron sufragados por los mismos habitantes. Es patrimonio turolense y es lo que debemos defender y cuidar”.
El carácter internacional del Ciclo se ha adquirido gracias a la participación de organistas de diferentes nacionalidades y, además, porque cada uno de los intérpretes ha tocado piezas propias de sus países, siendo una muestra de la riqueza con la que ha contado la iniciativa. Asimismo, algunas de las obras que se han interpretado son de artistas turolenses o se han compuesto en las distintas seos o localidades de la provincia, como es el caso de las piezas del Archivo de la Catedral de Albarracín interpretadas por Carlos Paterson en Luco de Jiloca.
MANUEL RANDO. Presidente de la Diputación de Teruel

Artículo anteriorCatorce bomberos de la DPT participan en un simulacro internacional de rescate en Yesa
Artículo siguienteConvocada la nueva línea de ayudas que apoya al sector cultural ante las consecuencias de la pandemia
Equipo de la redacción central de EditorialOn. Somos muchos, de sitios muy distintos.